El Místico

viernes, 4 de septiembre de 2015

ES UNA CRISIS GEOLÓGICA Y CULTURAL



ES UNA CRISIS GEOLÓGICA Y CULTURAL

La fotografía de arriba ha provocado un terremoto emocional que ha recorrido el planeta. Mucha gente asustada reflexiona ahora en sus casas, mira la prensa, atiende al televisor, busca por las redes sociales...

¿Qué es lo que está pasando? ¿Por qué no salimos nunca de esta crisis tan cruel? ¿Cuando acabará esta pesadilla? ¿Qué podemos hacer como ciudadanos? ¿Dónde hunde sus raíces este momento clave de la historia de la humanidad?... 

Preguntas lógicas y muy complejas de contestar sin vincularlas a la verdadera crisis que sufre la humanidad y que no es otra que una crisis geológica y cultural. Es el fin de una era.


1. ¿Una crisis geológica?

Sí. El planeta Tierra ha llegado a darnos todo lo que tenemos y nos ha suministrado alimento, agua, energía y materias primas de diferentes maneras a lo largo de la historia, dependiendo de nuestra cultura y tecnología en cada momento. El ser humano ha llegado a las cotas más elevadas de la evolución gracias, entre otras muchas cosas, al conocimiento científico y a su aplicación en la adecuación del medio para su propia comodidad. Así, las ciencias naturales y sus especialidades en el campo de las ciencias de la Tierra contribuyeron a identificar los terrenos más adecuados y estables para cultivar, practicar la ganadería, proyectar, esculpir, extraer recursos y hacer realidad según qué obras de infraestructura, centrales energéticas, nucleares, presas, obras lineales, etc., con objeto de facilitarse a sí mismo la existencia. 

Lo pudo hacer con el devenir de los tiempos gracias a la disponibilidad de recursos geológicos que proporcionaban energías baratas y accesibles (en especial los hidrocarburos, sobre todo el nunca mejor denominado "oro negro"), con ello la complejidad de organización, expansión, dificultad constructiva, llegó a niveles nunca antes vistos en la historia; con ello también la noción de dominio del medio y de riesgosufrieron un cambio paralelo en complejidad, siendo inicialmente ambas cuestiones concretas y sencillas, con el tiempo se convirtieron en difusas y complejas. El ser humano llegó a un punto en el que creyó que este flujo de riqueza que venía de la Tierra iba a estar apuntalando nuestra civilización (también como parte del planeta) para siempre. Pero todo tiene un límite.

LOS LÍMITES DEL CRECIMIENTO
La geohistoria nació así como una ciencia histórica que se avocó al estudio de la dinámica entre una sociedad y la estructura geográfica y geológica que la sustenta. La geografía como estructura que sostiene a las sociedades en diferentes momentos históricos, influye en ellas, pero no las determina, éstas son capaces, según su tecnología, disponibilidad de recursos y cultura, de abrir aún más el abanico de posibilidades que poseen y aún de modificar la geografía en que habitan. 

Nuestra civilización surge y se multiplica de manera geométrica como una estructura disipativa, es decir, se constituye con la aparición de una estructura coherente, autoorganizada, en un sistema cada vez más alejado del equilibrio termodinámico (entropía). La erosión, la gravedad, el desgaste, deberían haber dejado este planeta como un desierto, pero aquí además de esa energía externa, también la hay interna, lo que neutralizó a éstas y las fue moldeando poco a poco mientras durante cientos de millones de años fabricó nuestras fuentes de energía y recursos que hoy nos proporcionan la posibilidad de esta sociedad tecnológica: la habitada por el "homo tecnologicus". Y sí, hay una peculiaridad en la evolución particular de este planeta: sobre él apareció la vida, y con ella el ser humano y sus complejas organizaciones sociales. 

Durante los tiempos en que tanto la tecnología, cada vez más eficiente, como la posibilidad de crecimiento económico sostenido (gracias a los insumos de las energía accesibles) estuvieron presentes, la complejidad de nuestras sociedades, las infraestructuras, la arquitectura, las ciudades, llegaron a cotas de diversidad y dificultad que requirieron cada vez en más cuantía, asegurar la solidez y estabilidad del medio sobre el que se erigían, el contexto en que vivían y el terreno que las sustentaba. Pues bien, todo tiene un límite, y hemos tocado ya varios de ellos. 

FIGURA 1: LOS LÍMITES DEL CRECIMIENTO (CLUB DE ROMA, 1972)


2. ¿Una crisis cultural?

Sí. El medio social, como el ambiental, o el económico, se han vuelto inestables, la volatilidad de los precios de la energía, la inestabilidad geopolítica, la social, las migraciones climáticas de decenas de millones de personas, las que lo hacen por conflictos bélicos, ideológicos..., envuelven ya al planeta en una atmósfera que bien tiene que ver con el complementario de ese binomio estabilidad-sostenibilidad y se ha trastocado en justo lo contrario: el mundo es ahora mismo insostenible y por ello es inestable. Todo es inestable, desde los precios del petróleo hasta la psicología social, se ha perdido una buena dosis de autopoiesis como condición de existencia en la continua producción de nosotros mismos.

Estamos condenados a parar una máquina que no sabemos cuándo se nos fue de las manos; deberemos repensar nuestro destino, se ha hecho necesidad; hemos crecido, hemos llegado a una madurez crítica, como el adolescente que deja de crecer para hacerse adulto, físicamente casi no cambia, el mayor cambio no es ahora el tamaño, es inmaterial, una nueva manera más responsable de ver la vida, de distribuir las energías, las inquietudes, los objetivos, se abre paso. Si la educación y las condiciones de crecimiento fueron favorables se cultivará una juventud y una madurez brillante, pero el joven adulto tiene que darse cuenta él solito de que ya no es un adolescente, comienza una era de formalidad.

FIGURA 2: LA PIRÁMIDE DE NUESTRAS CONQUISTAS SOCIALES: EN LA BASE LOS RECURSOS GEOLÓGICOS

En la figura anterior podemos ver la pirámide de nuestras conquistas sociales (flecha verde de la izquierda y lectura de abajo arriba dentro de la pirámide): éstas fueron cada vez más complejas gracias a la disponibilidad de una energía accesible y poco costosa (especialmente el nunca mejor llamado "oro negro") pero este estado, aunque muchos científicos no se hayan dado cuenta, no es eterno y en términos de energía neta o tasa de retorno energético (TRE) ya está cayendo como consecuencia de haber extraído y quemado la energía más fácil y accesible durante los últimos 150 años. Toda la arquitectura de nuestros sistemas sociales basados en la disponibilidad de energía barata y accesible se ven afectados (flecha roja). La TRE disminuye con el tiempo, cada conquista necesitó de mayores valores de esa TRE; al caer ésta, el flujo (flecha roja) de riqueza se invierte.

El tiempo apremia, las soluciones parche o las iatrogenias no sólo no nos van a salvar, sino que están acentuando un gran problema cuya factura económica, social y medioambiental no deja de apuntar hacia un abismo cada vez más cercano, el cambio climático y su impacto ineconómico computa en el PIB y se presenta como crecimiento, pero ¿algo ineconómico, iatrogénico, como arreglar Fukushima debe considerarse crecimiento por el mero hecho de aportar 500.000 millones de dólares al PIB? Desde hace muchos años, en térmicos de energía neta (TRE) que es mucho más fiable, estamos decreciendo (figura 1).

HASTA EL PAPA FRANCISCO SE PERCATA Y ADVIERTE DEL PROBLEMA
Debemos observar nuestra civilización como lo que es: una estructura disipativa. El fracking por ejemplo, o las prospecciones de bajo rendimiento en lugares de mucha dificultad como en altamar o el Ártico, así como todo aquello que cueste más energía de obtener que la que proporciona, son ya, en este momento de la evolución, iaterogenias y aportes de tecnologías ineconómicas. 

El fin de la era industrial ya comenzó en 2005 con el pico del crudo. Ahora estamos presenciando el colapso de las sociedades cuya riqueza se basó en la producción, refinado, transporte, industria, de energía. 



3. ¿El fin de una era?

Sí. Como la energía neta ha disminuido hasta valores de hasta un 20% de lo que fue en los años setenta u ochenta del siglo XX, el apuntalado de la civilización que llamamos occidental comienza a resentirse. Las consecuencias planetarias de 150 años de la quema de energía solar acumulada en forma de hidrocarburos durante cientos de millones de años, son el cambio en los patrones climáticos con un coste económico y social cada vez mayor. 

Cerca ya de cien millones de desplazados climáticos vagan e intentan alcanzar los países llamados desarrollados, pero que cada vez lo son menos por lo explicado, la desaparición de las clases medias en estos países desarrollados es paralela a la penalización de sus conquistas sociales: educación, sanidad, cultura universales se sustentaban sobre la riqueza energética, y ésta se volatiliza... Todo un reto que deberemos primero comprender como premisa necesaria pero no suficiente, para tomar las decisiones que no nos lleven al abismo que supondría el camino emprendido. El medio natural y el medio humano no pueden acabar destruyéndose mutuamente. 

Hemos llegado a un punto en el cual, por la caída inevitable de los insumos energéticos que llegan a nuestra estructura social, se requieren mayores costes, necesariamente crecientes tanto para el mantenimiento, como para el "crecimiento" sacrificando paradójicamente los servicios básicos sociales que eran la esencia de lo que llamamos "estado del bienestar" basado en él, en el crecimiento eterno, pero ésto, como nos dijeron ya en 1972 Dennis L. Meadows y sus compañeros del Club de Roma, tenía los días contados, y llegó.
DENNIS L. MEADOWS, ES UNO DE LOS AUTORES DE "LOS LIMITES DEL CRECIMIENTO"

Ahora exactamente la misma estructura basada en el crecimiento infinito no puede ser mantenida por más tiempo, y sin un plan apropiado para su descenso, ésta seguirá un proceso parecido al de un cáncer, algo que puede acabar destruyéndola por completo. Idear desde la cultura un plan de descenso es algo políticamente impopular además de contrario a lo que se tiene por costumbre denominar "progreso" que es el santo y seña de todo gobierno o partido político; sin embargo no es nuevo, y ya somos muchos los científicos y humanistas que intentamos hacer llegar la realidad de lo que vivimos a nuestros vecinos, amigos, a nuestros dirigentes... Tomar decisiones acertadas es ahora más necesario que nunca; comprender el diagnóstico es necesario, pero no suficiente.

Existen propuestas efectivas que sí han contado con el reto de un futuro sostenible, es bien conocido en el ámbito científico que trata desde hace años con el problema de la inestabilidad de las estructuras disipativas ¿inteligentes? El concepto de sostenibilidad (estabilidad) es el pilar sobre el que se diseñan, en contraposición, como estamos viendo, al de “promesa de estabilidad, puestos de trabajo, progreso, crecimiento...” que por el camino escogido de espaldas a la geología, serán imposibles de cumplir.

El problema de la insostenibilidad de las complejas estructuras sociales e infraestructuras creadas por la sociedad moderna del siglo XX y XXI es mucho más grave y tiene un alcance mucho más profundo de lo que la mayoría de la gente se imagina, e incluso de lo que conocen quienes se asoman por curiosidad o sólo con el ánimo de contrastar a este tipo de reflexiones; hasta el punto que no sería exagerado afirmar que el colapso de nuestras conquistas sociales e infraestucturas energéticas y grandes obras, o vías de comunicación, serán de las mayores amenazas a las que tendremos que hacer frente en los próximos años. Por ello es apremiante y vital reaccionar cuanto antes, y hacerlo ahora que aún disponemos de energía para poder realizar una transición, y que haremos irremisiblemente, ya sea por las buenas o por las malas, pero la haremos, esperemos que la estructura disipativa dé ya señales de inteligencia...

EL FIN DE UNA ERA, pueden acceder al vídeo, desde aquí:




*

No hay comentarios:

Publicar un comentario