El Místico

domingo, 13 de septiembre de 2015

Central a carbón, a contramano del mundo



Central a carbón, a contramano del mundo

Energía contaminante.Argentina estrena su última usina eléctrica con la tecnología más cuestionada en el mundo
Justo en momentos en que se discute un acuerdo global para frenar la suba de la temperatura a 2 grados, Argentina inaugura una planta termoeléctrica alimentada a carbón, el combustible que más daño causa en la atmósfera porque calienta más el clima. Se trata de la usina de Río Turbio, que fue inaugurada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en Santa Cruz, la provincia cuyos glaciares paradigmáticos -como el Perito Moreno- son su principal capital natural.
La publicidad oficial dice que la mina tiene carbón para alimentar la usina por 375 años, aunque está claro que la vida util de la central será mucho menor, ya que la utilización persistente de este combustible en todo el mundo ha sido la principal causa del aumento de la temperatura porque produce enormes concentraciones de CO2 en la atmósfera. De hecho, cuando el proyecto -que tiene previsto generar 240 megavatios- esté en pleno funcionamiento, la huella ecológica del país (la suma de gases de efecto invernadero de todas las actividades económicas) subirá 6,2 por ciento.
En un año en que está puesta toda la expectativa de llegar en París a un acuerdo de cumplimiento obligatorio en noviembre, que la Argentina inaugure una central a carbón va a contramano del mundo”, indicó Marín Pietro, director ejecutivo de Greenpeace Argentina. “Esta es una decisión absurda”, agregó.
La central se llama “14 mineros del 14-004”, en homenaje a los trabajadores que murieron en un accidente en el socavón durante el gobierno de Néstor Kirchner. La usina fue diseñada en respuesta a la tragedia, con el objetivo casi romántico de sacar el carbón de la mina y quemarlo in situ para industrializar la provincia.
Sin embargo, hay detalles que se omiten en esta descripción, como el bajo poder calórico del carbón que produce el yacimiento de Río Turbio, lo que vuelve a la central todavía más problemática desde el punto de vista ambiental. Tampoco se mencionan otras emisiones tóxicas, como el mercurio, cromo, el bario, amoníaco y el arsénico, entre otras. Además de CO2, la combustión del carbón provoca monóxido de carbono, material particulado muy finito y óxido nitroso, otro potente gas de efecto calórico en la atmósfera. También hay otro subproducto que surgirá en cantidad y que son las cenizas -tóxicas- que quedarán como residuo.
La presidenta destacó la importancia de la nueva central, indicando que de esta forma se diversificaba la matriz energética del país. “De todos los miles de megavatios que incorporamos, el 25 por ciento son de energías alternativas, como el carbón, la eólica y la hídrica”, señaló. Hoy, sin embargo, en ninguna parte del mundo se considera al carbón como una energía alternativa, sino como una tecnología sucia y anticuada.
De hecho, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) declaró recientemente al CO2 como gas contaminante y, esta estricta reglamentación pondrá fuera de juego a las plantas termoeléctricas a carbón en el país. Desde hace algún tiempo, los grandes barones del carbón, cuyo poder de lobby en el Congreso retrasó por años la discusión del cambio climático- han comenzado a quebrar.
Según el sitio oficial de la central termoeléctrica, la obra costó 754 millones de dólares. Además, hubo que reactivar la mina de Río Turbio, lo que también demandó un gasto muy oneroso por parte del Estado: 1072 millones de dólares. Esta inversión hubiera despuntado la actividad eólica en la Patagonia, que tiene los mejores vientos del mundo para generación eléctrica. “Argentina es considerada la Arabia Saudita para la generación eólica”, indicó Prieto. “Esta es una mala señal política que desacopla a la Argentina respecto del mundo. Demuestra desconocimiento hacia dónde gira la discusión del cambio climático”, agregó.
Prieto destacó que tanto China como la India han comprometido diversificar su matriz energética en los próximos años. “En España, hay días en que la energía eólica es la principal fuente de generación. Si lo hacen ellos, por qué no lo vamos a hacer nosotros. No hay explicación que justifique la generación de energía a carbón”.
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario