El Místico

martes, 14 de julio de 2015

Por la crisis de la fruticultura hay 4.000 ha en venta en la región

Por la crisis de la fruticultura hay 4.000 ha en venta en la región
Uno de los destinos de las chacras es el loteo para urbanizar. Cada vez más son los que se deciden a deshacerse de sus tierras.

Las consecuencias de la crisis frutícola son diversas. Una de ellas, quizás la más grave, es que los chacareros están tirando la toalla y el motor de la economía más emblemático de la región se apaga al compás de la aparición de los carteles de "se vende chacra". En la zona hay unas 4.000 hectáreas en venta, muchas de las cuales ya no están produciendo.
No se trata de un fenómeno de estos tiempos, pero en los últimos meses se ha potenciado porque los productores no ven salida a la crisis.

"Si uno les pregunta a los productores, todos quieren vender. El tema es que algunos quieren hacerlo a precios razonables pero otros necesitan vender porque no tienen los 10.000 dólares por año, por hectárea, para trabajar la chacra. Y encima saben que el año que viene a lo mejor va a ser igual que este, con lo cual, si no tiene garantías de cómo va a vender su fruta, mal puede pensar en invertir en algo que no sabe cuál va a ser su rentabilidad", aseguró Enrique Epifanio, titular de la consultora inmobiliaria Rural, especializada en el rubro con clientes en toda la región.

-¿Cuántos productores están en esta situación?
-Este año son unos 500 ó 600 productores los que están en esta situación. Personalmente yo tengo 120 chacras para vender, no quiere decir que no haya más. Son unas 3.000 hectáreas, desde El Chañar hasta Valle Medio.
Un relevamiento de "Río Negro" por las ciudades de la región, arrojó que están a la venta otras 450 en Allen, 330 en Regina, 100 en Cipolletti, unas 40 en el resto de las ciudades del Alto Valle y otras 40 en Valle Medio, que totalizan alrededor de 4.000 hectáreas, una superficie mayor a los ejidos urbanos de Roca, Cipolletti, Allen y Villa Regina sumados.

Porque no tienen dinero para invertir en las tareas culturales, fumigar o reconvertir; porque el avance de las ciudades los dejó acorralados y la tentación de lotear es muy grande; porque no aparecen nuevas generaciones que quieran reemplazar a los ya casi ancianos chacareros... Motivos hay de sobra, por eso son cada vez más los que no soportan más las pálidas y dejan atrás décadas y décadas de trabajo familiar para buscar nuevos horizontes.
Claro que los precios del mercado ya no son los de antes y en la actualidad se paga más por una chacra en blanco que por una con producción media. Incluso los valores de las chacras en plenitud, con riego por aspersión, tecnología actualizada, han bajado alrededor de un 30%: de 25 ó 30.000 dólares por hectárea a 15 ó 20.000 dólares, según las condiciones de cada lugar.

"Los valores de las chacras han disminuido porque al tener una economía frutícola en caída y vertiginosa, el precio de las tierras también han caído. Entonces, hoy en día, no hay gente a la que le interese comprar chacras", comentó el empresario inmobiliario de Cipolletti Florentino Soulés.
¿Quiénes compran? Si bien los precios son "más accesibles" que antes, no abundan los compradores de chacras, y menos los que las adquieren para seguir con la producción.


De esta manera se suma otro condimento que va en detrimento de uno de los grandes motores de la economía valletana, más en crisis que nunca.
"He pasado por varias épocas malas, pero esta es la peor. Se combina la crisis estructural de la fruticultura, los productores que ya están muy grandes, y la poca renovación generacional. Yo les digo que aguanten, que no vendan. Que la dejen abandonada, pero que no la vendan, porque en algún momento la situación va a mejorar", dijo esperanzado el presidente de la Cámara de Productores de Roca, Daniel Pérez.
Vídeos de opiniones de  inmobiliarios desde: 

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario