El Místico

viernes, 9 de enero de 2015

Carta fundacional de Hamás



Carta fundacional de Hamás

“Aquí se puede ver con claridad la ideología de Hamás. Sin rodeos ni palabras de
terceros: la Carta Fundacional de Hamás”

Introducción

Loado sea Alá, a quien acudimos en busca de ayuda, y de quien imploramos perdón, guía y apoyo; Alá bendiga al Profeta y le dé la salvación, y a sus compañeros y seguidores, y a quienes difundieron su mensaje y adoptaron sus leyes; plegarias perpetuas y salvación mientras subsistan la tierra y el cielo.
Oh Pueblo:
Del cerco de las tribulaciones y el mar de sufrimiento, de las palpitaciones de corazones fieles y brazos limpios; del sentido del deber y en respuesta al mandato de Alá, ha brotado la llamada que convoca al pueblo y le lleva a seguir los caminos de Alá,
conduciéndole a tener resolución para desempeñar su cometido en la vida, vencer todos los obstáculos y superar las dificultades del camino. Se ha mantenido la preparación constante, como también la disposición a sacrificar por Alá la vida y cuanto existe de
valioso.
Así se formó el núcleo (del movimiento) y comenzó a abrirse camino a través del tempestuoso mar de esperanzas y expectativas, de deseos y anhelos, de tribulaciones y obstáculos, de dolor y desafíos, tanto en el interior como en el exterior.
Cuando la idea hubo madurado, la semilla creció y la planta echó raíces en el suelo de la realidad, lejos de las emociones pasajeras y de la precipitación odiosa. El Movimiento de Resistencia Islámica surgió para llevar a cabo su cometido a través del esfuerzo por
su Creador, entrelazados sus brazos con los de todos los combatientes por la liberación de Palestina. Los espíritus de sus combatientes se unen a los espíritus de todos los combatientes que han sacrificado sus vidas sobre el suelo de Palestina, desde que fuera conquistada por los compañeros del Profeta, que Alá le bendiga y le dé la salvación, y hasta el día de hoy.
Este Pacto del Movimiento de Resistencia Islámica (HAMAS) clarifica su imagen, revela su identidad, define su posición, explica sus objetivos, habla de sus esperanzas y exhorta a apoyarlo, adoptarlo y engrosar sus filas. Nuestra lucha contra los judíos es
muy grande y muy seria. Exige todos los esfuerzos sinceros. Es un paso al que inevitablemente habrán de seguir otros. El Movimiento no es más que un escuadrón que debe ser apoyado por más y más escuadrones de este vasto mundo árabe e islámico, hasta que el enemigo sea vencido y se realice la victoria de Alá.
Los vemos, pues, perfilarse en el horizonte, “y ya os enterareis”. “Alá ha escrito:
¡Venceré, en verdad, yo y mis enviados! Alá es fuerte, poderoso”. (C 58:21)“Di: Éste es mi camino: os llamo a Alá con pruebas evidentes, y los que me siguen también. ¡Gloria a Alá! Yo no soy de los asociadores.” (C 12:108)

pueden seguir leyendo desde aquí

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario