El Místico

miércoles, 26 de marzo de 2014

La música, la Palabra y la Arquitectura

La música, la Palabra y la Arquitectura



pueden ingresar a este archivo, desde aquí

*
Nota adicional:
............
del libro Iluminismo Rosacruz de Yates Frances:

Los hermanos R. C., sigue diciendo Fludd, emplean magia sólo buena, matemática y mecánica, y
la magia de la cábala, que enseña a invocar los sagrados nombres de los ángeles. La magia, la cábala  y la astrología, tales como las estudian los hermanos R. C., son tan santas como científicas.
Fludd pasa luego revista a las artes y a las ciencias, que según él tienen necesidad urgente de ser
mejoradas. La filosofía natural, la alquimia y la medicina son muy imperfectas, dice Fludd, al igual
que las importantísimas ciencias matemáticas. Según él, la Fama rosacruz ha expuesto la urgencia de corregir esta situación, parece haberlo entendido así como se deduce de la misteriosa cueva geométrica y de otras extrañas concepciones que figuran en esta obra y que representan, en su opinión, las ciencias matemáticas, cuyo progreso el programa de reformas de la Fama considera de la máxima urgencia.
Fludd hace la lista de las artes matemáticas, tales como la geometría, la música, la táctica militar,
la aritmética, el álgebra y la óptica, que tienen todas necesidad de ser mejoradas y reformadas. Nos encontramos aquí dentro del campo del prefacio de John Dee a la obra de Euclides, en que figura una visión panorámica de las artes matemáticas mencionadas por Vitruvio, entre las cuales la más importante es la arquitectura. En otro lugar ya hemos examinado la influencia que tuvo el prefacio de Dee sobre Fludd, el cual, en el Tractatus, parece entender que el programa de reforma de las artes matemáticas es lo que los hermanos R. C. desean y piden en sus manifiestos; esto equivale a decir que dichos manifiestos están influidos por Dee, y que el movimiento mágico que representan es del tipo matemático y científico propagado por Dee. Considerando lo que se ha descubierto acerca de la influencia de la Monas hieroglyphica de Dee sobre los manifiestos y sobre las Bodas químicas, las suposiciones de Fludd posiblemente son correctas. Continuando su búsqueda de disciplinas que necesitan ser reformadas, Fludd señala la ética, la economía, la política, la jurisprudencia y la teología; luego afirma que la profecía y la invocación del Espíritu Santo y de los ángeles son sumamente necesarias para el movimiento, y termina con alusiones a los maravillosos poderes ocultos de la música.
Por último, al igual que en la obra del año anterior, Fludd se dirige a los hermanos R. C. para rogarles que le permitan participar en su trabajo.
La exhortación de Fludd a reformar las ciencias tiene un tono baconiano y puede tener alguna influencia de El avance de la ciencia. Pero su interés en las matemáticas y la invocación de los
ángeles hacen pensar en Dee, por lo que se podría creer que Fludd vio en los manifiestos rosacruces un programa intelectual afín al pensamiento de Dee.
Algunos años más tarde, cuando en Inglaterra tuvo que defenderse de los ataques de sus enemigos, que lo habían acusado de ser "rosacruz" por su apología de esos "sabios y famosos
teósofos y filósofos" que se dan el nombre de "Fraternidad de la Rósea Cruz", Fludd afirmó no haber recibido nunca respuesta de los hermanos R. C., aunque piensa que la “pansofía o conocimiento universal en la naturaleza" de éstos debe ser como su propia filosofía. Siempre sucedió lo mismo:
cuando alguien movido por el interés despertado por los manifiestos, quiso saber más sobre los hermanos R. C., nunca recibió respuesta y después de los toques de trompeta hubo silencio. Fludd, aunque parece creer en la existencia de los hermanos R. C., confiesa no haberlos visto nunca.
Pero en el caso de Fludd parece que, después de todo, su Apologia y su Tractatus produjeron algún efecto: con toda probabilidad se le invitó a publicar su obra en el Palatinado, en la casa editora de De Bry. Esto quizá significa que la defensa que hizo de los hermanos R. C. ante los ataques de Libavius fue aceptada como prueba de apoyo a la política que seguía el Palatinado.
Más tarde se le acusó en Inglaterra de haber publicado sus libros "en ultramar" porque era imposible publicarlos en su patria por la magia que conllevan. Al defenderse de esta acusación,
Fludd cita una carta de un hombre de ciencia alemán que le dice que el editor (o sea De Bry) había dado a conocer su libro a diversos sabios antes de imprimirlo, inclusive a varios jesuitas, y que todos ellos lo admiraron y recomendaron su publicación, aunque los jesuitas criticaron las secciones sobre geomancia y pidieron que fueran omitidas. Sin embargo, evidentemente no fueron omitidas.
Además, Fludd está convencido de que su obra no desagrada a los calvinistas, entre los que vive el editor, ni a los luteranos "que son sus vecinos", ni siquiera a los papistas, que la han aprobado,
aunque no menciona el hecho de que, según él mismo, los jesuitas no la habían aprobado en su
totalidad.

...................................
........................................................

fraternalmente Edgardo Ceol

* * *



No hay comentarios:

Publicar un comentario