El Místico

martes, 26 de noviembre de 2013

'Para implantar un modelo energético de país es necesaria una ciudadanía con cultura energética'

'Para implantar un modelo energético de país es necesaria una ciudadanía con cultura energética'
Sí porque la visión parcial o fragmentada del tema no ayuda a crear una cultura de la energía entre la gente y eso los convierte en pasivos y cautivos delante de los intereses de los que deciden.
ENVIADO POR: ECOTICIAS.COM / RED / AGENCIAS, 26/11/2013, 12:28 H | (29) VECES LEÍDA


Este será el primer Congreso de Energía de Cataluña. ¿Quién lo organiza? y ¿cuál es su objetivo principal? La Asociación Congreso de Energía de Cataluña que se ha creado expresamente para organizar este evento y que en el futuro promoverá otras actividades dentro de este mismo ámbito. El objetivo principal es tratar en un marco universitario y profesional la cuestión de la energía en el sentido más amplio. Hasta ahora se han hecho jornadas y congresos sobre diferentes fuentes energéticas, ahorro, eficiencia, pero no de energía con visión global.
Es como si en lugar de hablar de economía sólo se hablara de contabilidad o de hacienda pública. La visión es muy diferente si se trata el concepto globalmente que si se hace sólo con los componentes por separado. ¿Personalmente le interesaba este enfoque global? Sí porque la visión parcial o fragmentada del tema no ayuda a crear una cultura de la energía entre la gente y eso los convierte en pasivos y cautivos delante de los intereses de los que deciden.
Por eso impulsé este congreso a través de la asociación y como la idea tuvo una buena acogida se desarrollará durante cuatro días y medio. En este tiempo no entraremos en detalles técnicos, que ya se han tratado en muchos otros encuentros y jornadas, sino que profundizaremos en el concepto de energía en sentido amplio y esto explica que haya participantes de múltiples disciplinas. No se puede obviar que Cataluña está viviendo un proceso político de gran trascendencia para su futuro.
¿Qué relación hay entre este proceso y el congreso? Formalmente no tiene ninguna relación, lo que pasa es que si queremos construir un país mayor de edad donde la población debe decidir sobre aspectos fundamentales esta población debe estar bien informada. Y la energía es un tema verdaderamente esencial para un país, al mismo nivel que la economía o la educación. No puede ser que las cuestiones energéticas sólo se voten en un parlamento donde hay muy poca gente que entiende de energía. El desconocimiento que hay del tema por parte de la sociedad aleja la capacidad de decisión de esta misma sociedad sobre una cuestión que le afecta muy directamente. En este escenario los grupos de presión pueden tener mucha más influencia.
Es un hecho que la sociedad cada vez pide más participación, pero parece que en el ámbito de la energía, en el sentido en que usted la está exponiendo, la demanda sea más débil. Esto es cierto, pero yo diría aún que es peor. Por ejemplo, a veces se plantea en un determinado lugar del territorio hacer un aprovechamiento de fuentes locales y enseguida aparecen múltiples oposiciones. Entonces cuando se pide cuál es la alternativa a los opositores te hablan del decrecimiento. Y si preguntas qué fuentes hay que utilizar, entonces no te saben contestar. Y esto viene de la falta de cultura energética que comentábamos al principio.
Creo que el hecho de encontrarnos en este punto es muy grave porque se invalida cualquier discusión racional y también la posibilidad de construir estrategias colectivas. ¿Y en el proceso de cambio político que vivimos esto como puede cambiar? Si comparamos el proceso actual con el que hubo durante la transición, podríamos aportar algunas ideas.
En aquella época la mayor parte de la gente no tenía cultura política y salieron numerosos libros y publicaciones sobre el liberalismo, el socialismo, la democracia y los sistemas políticos. Este congreso se plantea como un primer paso para establecer estrategias de divulgación similares a las que ayudaron a crear una cierta cultura política entre la población durante la transición. Este sería un primer camino para empezar a inducir un cambio absolutamente necesario en el siglo XXI.
¿Cuáles serán los ejes de debate y cómo se canalizará ? El congreso se basa en tres ejes: los recursos energéticos propios- que aunque parezca mentira a estas alturas, o se desconocen o al menos no se han publicado - la importancia de la innovación- novedades que ya se encuentran en el mercado pero que por el motivo que sea no están siendo ampliamente utilizadas- y sostenibilidad , en el sentido más global del término.
Habrá como actividades destacadas unas mesas creativas. Cada una de estas mesas estará formada por cinco personas. Una será un relator que expondrá el estado de la cuestión sobre un tema, después habrá un periodista que formulará preguntas clave y , finalmente, tres personas - una del ámbito económico o empresarial, una de la institucional y otra del mundo académico o de la investigación - que darán respuesta a las preguntas formuladas. Las preguntas se harán sobre temas donde no hay acuerdo, sino más bien controversia. Pero lo que es importante es que las respuestas no buscarán la confrontación y la polémica, sino aportar perspectivas diferentes para enriquecer el debate y abrir la perspectiva sobre diferentes cuestiones. Además, estos debates tendrán sentido territorial.
En Tarragona, se tratará el tema nuclear y de la energía eólica; en Lleida el de los biocarburantes, y en Girona se hablará del paisaje y del decrecimiento. ¿A menudo hay diálogo de sordos en el debate energético? Sí, estamos acostumbrados a que cada una de las partes repita su mantra y no haya ni punto de contacto. Es como si pusiéramos cada vez el marcador a cero y, claro, así no hay forma de avanzar. ¿Cuáles deberían ser los elementos clave del futuro modelo energético catalán? Yo creo que Cataluña debería ajustarse al modelo dibujado en el Energy Roadmap 2050 que es la hoja de ruta establecida por la Unión Europea.
Esto de manera general. Para concretar algunos aspectos, diría que el futuro modelo energético catalán debe reducir su excesiva dependencia del exterior en cuanto al combustible fósil. ¿Y como? Con más ahorro y eficiencia y sustituyendo progresivamente los combustibles fósiles por energías renovables. Si queremos aumentar el uso de los recursos renovables debemos saber dónde están y qué características tienen en cada lugar, por ejemplo en el caso de la geotermia y la eólica, donde la ubicación en un punto del territorio es determinante. Y aquí aparece una cantidad ingente de trabajo para el mundo de las universidades y la investigación, que después debe completarse con diseñar políticas en esta línea para dar los siguientes pasos.
Otro aspecto es que la política de desarrollo económico e industrial debe ser coherente con el planteamiento anterior. Una política en este sentido que aumente el consumo energético y que tenga poco valor añadido nos llevará directamente a la ruina. La economía tiene que salir adelante con menos energía y sobre todo con menos energía que no podamos generar aquí. Las renovables en España han entrado en una dinámica de conflictividad por motivos jurídico- políticos.
¿Cómo se podría evitar una deriva similar en un modelo energético propio? Cuando la electricidad renovable comienza a hacer daño al negocio de las empresas convencionales éstas se rebotan brutalmente y a partir de ahí la política española ha ido a cortar de raíz las renovables. Así se propicia que las empresas convencionales puedan adquirir las empresas de renovables a un precio de saldo y entrar en el negocio para llevarlo según sus propios planteamientos y conveniencias.
Esta es mi visión de cómo han pasado las cosas. En cuanto al caso catalán, ahora la empresa que domina el mercado es Endesa, que está en manos italianas, y que tiene muchos problemas de inversión. En este escenario la política y la economía catalanas deben ser lo suficientemente fuertes para marcar las reglas de juego del modelo energético que queremos.
Tenemos que ir a buscar alternativas aunque, momentáneamente, esto nos pueda crear dificultades. Está en juego el hecho de crear un futuro energético con bases sólidas y no un futuro hipotecado. Hasta no hace mucho en Cataluña teníamos varias empresas que habían mostrado su capacidad de impulsar las renovables, la eficiencia y ahora muchas se encuentran en peligro de desaparición.
La sociedad catalana está muy fragmentada ideológicamente tal como se expresa en el Parlamento. ¿Puede ser esto un problema para consensuar un modelo energético? Creo que consensuar un modelo energético no tiene nada que ver con la ideología. Tiene que ver con intereses económicos o de otro tipo. Si un partido- cualquiera que sea - está muy endeudado o tiene mucha relación con un sector empresarial energético será muy difícil que haga políticas que vayan en una dirección distinta a la que quiere este sector. En Alemania, por ejemplo, los gobiernos de derechas han tomado decisiones más avanzadas que los gobiernos de izquierdas. ¿Qué otros obstáculos vería para la implantación de un modelo energético de país? El primer obstáculo que veo en este momento es la falta de educación de la ciudadanía. Los que se sienten perjudicados por cualquier medida y se movilizan de inmediato pueden influir en una población desinformada. Puede ser relativamente fácil, a través de la influencia en los medios, de crear un estado de ánimo basado en repetir frases como ‘las renovables son muy caras' o ‘nos cortarán la luz' .
El otro riesgo es que, como hay una relación muy intensa entre las empresas energéticas tradicionales y los bancos, los bancos influyan en los gobernantes. El gobierno tiene en marcha el Plan de la Energía y Cambio Climático de Cataluña 2012 hasta 2020. ¿Qué papel tiene este plan en la implantación del modelo de futuro? Los planes de energía de Cataluña - ha habido tres seguidos con cada cambio de gobierno - cada vez se han ajustado más a las directrices marcadas por la Unión Europea, éste es un hecho que quiero remarcar, porque estar en la UE nos ha traido muchísimas ventajas.
Otra cuestión es que la política energética de Cataluña viene determinada por las leyes que se hacen en Madrid. Desde este punto de vista difícilmente la orientación que marca el plan catalán se podrá cumplir con el recorte de las renovables. Y esto es un ejemplo que demuestra cuáles son los efectos de la dependencia jurídico-política que ahora tenemos. Antes citaba el documento Energy Roadmap 2050, pero pensando en los estados miembros de la UE, ¿qué modelos energéticos de país le parecen buenos referentes? Dinamarca es un buen referente porque tiene un plan, que está ejecutando, para llegar en el año 2050 con energía 100% renovable. Este plan lo han elaborado una universidad y el colegio de ingenieros industriales del país.
Precisamente el responsable de la parte universitaria vendrá al congreso a explicar cómo están trabajando en este objetivo. Otro país interesante es Alemania. A pesar de tener mucho carbón, y haber mantenido durante mucho tiempo las nucleares, ha decidido caminar también hacia un futuro de renovables al 100 %. También tendremos un representante alemán que nos explicará los detalles de la estrategia del país. Hay otros ejemplos interesantes para Cataluña pero estos serían quizás los más destacados. El Congreso se ha pensado de manera descentralizada.
Efectivamente, hemos querido sumar las visiones desde el territorio, aunque esto a nivel logístico ha supuesto algunas dificultades: hemos considerado importante no centrarse sólo en Barcelona. Es natural que en los actos que se realizan en ciudades más pequeñas la afluencia sea menor, pero lo compensamos con la difusión por streaming de todas las sesiones, de forma que desde cualquier lugar se podrá seguir el congreso en tiempo real.
www.sostenible.cat



 * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario