El Místico

jueves, 31 de octubre de 2013

El pueblo noruego que vio la luz


El pueblo noruego que vio la luz

00:54 31/10/2013
Rjukan queda a oscuras seis meses. Pero el sol los iluminó gracias a un espejo.

Los residentes del pequeño pueblo noruego de Rjukan por fin han visto la luz.
Enclavado entre montañas escarpadas, el pueblo suele quedar bajo sombra durante casi seis meses al año, y sus residentes tienen que tomar un teleférico a la cima de un precipicio para poder asolearse un poco.
Pero ayer, unos rayos débiles del sol llegaron por primera vez a la plaza del pueblo, gracias a espejos de 17 metros cuadrados colocados en una montaña, a 450 metros de altura. Familias felices, algunos con reposeras para tomar el sol, bebieron cocteles y agitaron banderas noruegas.
El plan de iluminar Rjukan fue concebido hace unos 100 años por el empresario industrial noruego Sam Eyde, quien construyó el pueblo para que ahí vivieran los trabajadores de una planta hidroeléctrica.
El ingeniero no llegó a ver concretado su plan, pero su planta y el pueblo que fundó ganaron un afecto especial en la imaginación noruega como el lugar donde ocurrió una de las aventuras más famosas de la Segunda Guerra Mundial.
Durante la ocupación de los alemanes la fábrica era un puesto de los nazis en su lucha por crear la bomba atómica. La historia de 12 saboteadores noruegos que llegaron en paracaídas para destruir la planta de "agua pesada'' inspiró la película de Hollywood de 1965, "The Heroes of Telemark'.
En contraste con la sombra que plantó el plan atómico de Hitler, los tres espejos –que irónicamente serán controlados de forma remota desde Alemania– sirven para iluminar el centro del pueblo. (AP)
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario