El Místico

viernes, 24 de mayo de 2013

HAGAMOS QUE TODA LA RED VEA ESTE VIDEO




LEONARDO DROIRA nos ha dicho:

En cada época se ha visto las grandes barbaridades que el hombre ha realizado, desde el momento que se volvió sedentario y pudo controlar la producción agrícola y ganadera. El mundo se volvió conquistador de los más débiles y por ello el dominio del hombre por el hombre con una huellas desastrosas.Bueno esperamos que Dios no nos cobre por toda la maldad que se ha visto en el proceso de evolución. 
Compartan con los que si quieran la única nave que tenemos en este espacio sideral.

HAGAMOS QUE TODA LA RED VEA ESTE VIDEO! ! !


_________________________________

Como complemento a los valiosos pensamientos de LEO, mi modesta opinión es la siguiente:
 
La abiogénesis se refiere al estudio científico del origen de la vida a partir de materia inorgánica y sus teoría son de variada índole, unas menos coherentes que otras. Uno de sus modelos postula que el origen de las biomoléculas que generan la vida común, parte de los reactivos químicos inorgánicos básicos a partir de los cuales se formó la vida, como el metano, amoníaco, agua, sulfuro de hidrógeno, dióxido de carbono y anión fosfato. Y, en general, nos dice que todas las especies tienen un origen común a partir de ese caldo primigenio, cuyas protocélulas utilizan ese componente básicos que luego tendrán las propiedades necesarias para que la vida se manifieste, intento éste de justificar el paso de lo molecular químico a lo celular vivo. 

Por otro lado la teoría de los campos morfogenéticos, acuñada por el biólogo inglés Rupert Sheldrake, habla de una transmisión de información, a través de la cual los miembros de una especie van delegando información sobre comportamiento, conducta, y conocimiento en general, por medio del campo etéreo, para que se entienda un poco, como una forma de telepatía transgeneracional y masiva. (Al  otrora desprestigiado éter le llaman los cosmólogos de la actualidad quintaesencia o materia y energía oscura, que conforma, según sus cálculos, el 96% de este Universo y que, según la cosmología moderna, su presencia genera una presión en todos  los sentidos que tiende a acelerar la  expansión del Universo conocido).

Sheldrake, un estudioso serio de las ciencia profundas, un esoterista da un paso importante al entendimiento científico de cómo influencia el Mundo etérico en la biósfera y por ende en la biota planetaria y sus productos, las especies del reino animal, (lo que se puede extender al reino vegetal y mineral, como más adelante se afirma, ya que el éter químico planetario está presente en toda la creación terrestre) y expone que las mentes de todos los individuos de una especie (que no son nada más que otro nombre de la mente colectiva del ‘Espíritu Grupal’ que anima y se encarga de la evolución de cada especie), se encontraban unidas y formando parte de un mismo campo mental planetario. Ese campo mental -al que Sheldrake denomina morfogenético- afectaría a las mentes de los individuos y las mentes de éstos también inciden en dicho campo, en una simbiosis coherente, incluyendo en este concepto a las mentes de los hombres, pero en forma menos directa, ya que sus cada vez más crecientes individualidades les hacen menos influenciables. Esa independencia morfogenética, pienso yo, es directamente proporcional al desarrollo conciencial de los individuos de cada especie humana. “Cada especie animal, vegetal o mineral posee una memoria colectiva a la que contribuyen todos los miembros de la especie y a la cual conforman”, afirma Sheldrake. De tal suerte que si un miembro de la especie animal aprende una nueva destreza, les será más fácil aprenderla a todos los individuos de dicha especie, porque la habilidad “resuena” en cada uno, sin importar la distancia a la que se encuentre. Mucho de principios cuánticos aplicados por el biólogo, en este razonamiento-. Y cuantos más individuos la aprendan, tanto más fácil y rápido les resultará al resto. 

La teoría de Sheldrake sostiene que la mente no es tan sólo la actividad del cerebro, sino que éste es el sustento físico a través del cual se puede manifestar la mente, lo que está en absoluta concordancia con los postulados de la sabiduría profunda. Este es un buen ejemplo de que es posible que la ciencia suavice su actitud impersonal y materialista y busque en otras esferas válidas del conocimiento universal teoremas y respuestas más allá de su rígida postura experimental.

En concordancia con estos postulados y desde la perspectiva de la Cosmogénesis espiritual, muy en contrario de lo que dice la biología y la antropología ortodoxa, el ser humano es la entidad más vieja de este planeta, y por tanto la más desarrollada, POR LO QUE ABUSA DE SU INDIVIDUALIDAD, INTELIGENCIA Y CAPACIDAD PARA CONSTRUIR Y DESTRUIR, PARA ODIAR Y AMAR Y EFECTIVAMENTE, DOTADO DE LAS HERRAMIENTAS PARA INFRINGIR DOLOR, DESOLACIÓN Y MUERTE POR DOQUIER, BASADO EN SU VENTAJA EVOLUTIVA, bajo el mandato que, según la Biblia, se le dio potestad para que se enseñoree  sobre todas las especies animales y vegetales (y por cierto sobre el reino mineral). Y, mal fundamentados en esta superioridad evolutiva, manejamos con la mayor de las crueldades a los animales que deberían estar a nuestro cuidado y nos aprovechamos ávidamente de sus cuerpos y de sus vidas. Ellos son entes que, en el tiempo, se desarrollarán  e igualmente encontrarán la individualización,  para llegar a ser mejores seres que los humanos actuales.  Las consecuencias de tanto sufrimiento generado, por nuestro desconocimiento supino y absurda vanidad, son para el ser humano muy graves.
 
Coincido con los criterios de algunos hermanos que nos leen en el sentido que hay que luchar porque una mejor civilización de terrícolas, más libres, más dignos y felices, pero más compasivos, amorosos y pacíficos, en los años venideros, tome la posta del destino de nuestros hogar común, de cara a un mejor futuro para el ecosistema planetario, para la madre Gaia y sus componentes, incorporando en su accionar sentimientos de compasión, mansedumbre, amor y respeto consciente de la vida.
 
Sobre todo, creo que ya es hora que debamos despojarnos de esa equivocada sensación de superioridad pues, “no estamos solos en la Creación, ni siquiera somos importantes. Más bien somos periféricos (tal como lo es nuestro sistema solar en la galaxia) y debemos olvidar aquello de que somos los protagonistas del Cosmos. Para la Creación somos un eslabón necesario, pero no imprescindible, y de nuestra actitud y aptitud depende que sigamos dentro de la cadena evolutiva o pasemos a ser desechos y regresemos para siempre al polvo solar del que surgimos.” La Providencia abre los senderos, pero nosotros debemos recorrerlos en la dirección adecuada.


Y estas afirmaciones comienzan recientemente  a ser corroborada por la misma ciencia, cuando se sospecha ya, con gran certitud, de que éste no es el único universo y que estamos rodeados de incontable número de otros cosmos (de pasada y remotísima formación y desarrollo) donde evidentemente debe  bullir  la vida en sus más inimaginables manifestaciones, mundos  en los cuales seres de variado grado de evolución, desde los elementales más insignificantes hasta los más luminosos Seres de inimaginable brillo y gloria trascienden, como ocurre también en nuestro Universo, nos imaginamos se desarrollan y conforman la Magna Obra de Dios, en este Multiverso de proporciones más que infinitas. Esta impactante noticia va a  constituir un gran remezón para la ciencia materialista, pues  ésta deberá rediseñar y repensar una gran parte de las teorías cosmológicas  y los postulados de la física moderna. Por otro lado, los escritos arcanos han afirmado desde siempre, lo que los telescopios ahora están sacando a la luz.

Lease en este vínculo de hace pocos días la noticia investigativa mencionada y los comentarios que le acompañan:


  
Hermanos queridos, que se siembre conciencia en las almas de nuestros compañeros planetarios del sendero y que los buenos deseos y augurios de las frases finales del lacerante video que intentamos interpretar se hagan realidad y los hombres encuentren pronto espacios de compasión, construcción interna, y afecto equilibrado por la vida a través de un permanente servicio desinteresado,  en reemplazo de tanto destrozo y sevicia ocasionados a los reinos de la naturaleza.
 
José Mejía.
24-05-013

* * *


*

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario