El Místico

jueves, 11 de enero de 2018

El niño que llega congelado al colegio conmueve al mundo




El niño que llega congelado al colegio conmueve al mundo


 Wang Fuman, de 7 años, camina casi 5 kilómetros todos los días para asistir a clases. Debe soportar temperaturas de hasta 9 grados bajo cero.


La imagen de un niño con el cabello y las cejas congeladas en una escuela producto de la ola polar que afecta a China conmueve al mundo. 


Se trata de Wang Fuman, de 7 años, quien debe caminar casi 5 kilómetros para asistir a clases con una temperatura que llega a los 9 grados bajo cero. 

El clima en la zona rural de la provincia de Yunnan, donde vive el niño, es muy hostil cuyas temperaturas van de los 9 a los 12 grados bajo cero.

"Wang camina todos los días una hora y media con una temperatura de nueve grados bajo cero. Es un ejemplo", aseguró a un sitio de noticias local, el director de la escuela. 

La fotografía, que se viralizó en las últimas horas, fue captada por un profesor del niño con el objetivo de hacer conocer su cruda historia.


*

¿Te conmovió esta foto? Querrás saber lo que pasó después…

Hace unos días, la foto de un niño que llegó congelado a la escuela conmovió al mundo. Pero ahora, gracias a su repercusión en las redes sociales, hubo un final feliz.

El pasado 11 de enero, el periódico chino The Paper mostró las fotografías de Wang Fuman, un niño de siete años originario de la ciudad de Zhaotong, quien llegó congelado a clases luego de recorrer 4.5 kilómetros (2.7 millas).
Como te lo contamos en Yahoo, el pequeño soportó temperaturas de hasta -9°C (15 grados Fahrenheit) para llegar a su colegio, el Zhuan Shan Bao, ubicado en el condado de Xinjie, el cual no cuenta con calefacción.
La imagen de Wang le dio la vuelta al mundo. Y tras esa repercusión, cientos de personas de todo el mundo quisieron saber más sobre este niño y su colegio, para encontrar alguna manera de ayudarlos… y así ocurrió.
Una organización estatal se hizo cargo de la recolección de las donaciones y se logró juntar la cantidad de 334 mil dólares. El dinero se destinará a cada uno de los alumnos para guantes, abrigos y bufandas, y así protegerse de las bajas temperaturas.
¿Qué te parece? ¿Qué opinas de la repercusión que tuvo la imagen de este niño? ¿De qué otra manera se te ocurre que se le puede apoyar? Envíanos tus comentarios.
@braham_MV
*

lunes, 25 de diciembre de 2017

Las predicciones para el 2018 que podrían cambiar el mundo



Las predicciones para el 2018 que podrían cambiar el mundo

La vidente búlgara que anunció el atentado del 11S, el Brexit y otros eventos, profetizó hechos trascendentes que ocurrirán el año próximo.

Vangelina Pandeva Dimitrova, la vidente búlgara conocida como “Baba Vanga”, predijo importantes eventos para el 2018.

Baba Vanga murió en 1996, a los 85 años, pero dejó como legado una serie de predicciones, muchas de las cuales se cumplieron como el atentado a las Torres Gemelas, el surgimiento del ISIS, el tsunami de 2004 y el Brexit con la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Para este nuevo año que se aproxima, la “Nostradamus de los Balcanes” anunció que China superará a Estados Unidos y se convertirá en la nueva “superpotencia” mundial.

Muchos creen que esto puede hacerse realidad porque solamente el 4,1% de la economía mundial en 1970, mientras que en 2015 alcanzó el 15,16% y el índice sigue subiendo en los días actuales. 

En este sentido, se espera que la contribución de Estados Unidos de un 16,7% disminuye a un 14,9% antes del año 2025.

Por otra parte, la clarividente vaticinó que "una nueva forma de energía" será descubierta en Venus.

Aunque no hay una misión espacial prevista para Venus, está previsto que la sonda Parker Solar Probe sea lanzada en julio de 2018 para investigar la corona exterior del sol. 

Si bien no aterrizará en Venus, usará la fuerza gravitatoria del planeta para pasar alrededor del Sol.

Cabe recordar que entre las últimas predicciones de Nana está la invasión a Europa por parte de extremistas musulmanes, que habría comenzado con la primavera árabe en 2010. 

En 1989 advirtió que los estadounidenses debían tener mucho cuidado porque serían atacados por "pájaros de acero", haciendo referencia al ataque del 11 de septiembre.

"Los hermanos americanos caerán tras ser atacados por los pájaros de acero (…) La sangre de inocentes se derramará", decía la predicción de Baba.

También predijo el Brexit al profetizar que Europa “dejaría de existir” como se conoce en el 2016.


*

viernes, 15 de diciembre de 2017

¿Una nave extraterrestre? El nuevo hallazgo de Hawking



¿Una nave extraterrestre? El nuevo hallazgo de Hawking

 El astrofísico analiza un asteroide que es el primero que visita el Sistema Solar procedente del espacio exterior. Se trata de Oumuamua, que podría ser una nave alienígena.

El nuevo hallazgo de Hawking, ¿una nave extraterrestre?

El programa astronómico Breakthrough Listen impulsado y liderado por el reconocido Stephen Hawking estudia si el objeto proveniente del exterior del Sistema Solar, que apareció recientemente, se trata de un asteroide o una verdadera nave extraterrestre. 

Este programa está especializado en buscar señales de civilizaciones en el cosmos, que financia el multimillonario ruso Yuri Milner y que coordina Hawking. 

El objeto interestelar que se analiza es Oumuamua ("primer mensajero" en hawaiano) y fue descubierto el pasado 19 de octubre por astrónomos de la Universidad de Hawai. 

A partir de allí comenzaron a utilizarse los telescopios más grandes del mundo, que se encuentran en Virginia Occidental (EE.UU.), para monitorizar durante 10 horas al extraño objeto interespacial. 

Los científicos buscan señales electromagnéticas provenientes de Oumuamua que no pueden ser producidas por la naturaleza, por lo que, en caso de hallarse dichas señales, confirmaría que se trata de una nave con vida. 

Oumuamua fue definido por la NASA como un objeto rocoso con forma de aguja o cigarro, un dato no menor porque la mayoría de los cometas son redondos. Tiene tono rojizo y viaja a unos 315.000 kilómetros por hora.

"No queremos ser sensacionalistas de ninguna manera, y somos muy realistas sobre las posibilidades de que esto sea artificial", afirmó el financiador del proyecto, el multimillonario ruso Yuri Milner, a la revista Scientific American.

"Es muy misterioso cómo ha formado esta apariencia", agregó.

Oumuamua se encuentra a dos unidades astronómicas de la Tierra, esto es, al doble de la distancia existente entre nuestro planeta y el Sol, y no supone ningún peligro al estar abandonando el Sistema Solar.


*

jueves, 14 de diciembre de 2017

La NASA descubrió un sistema solar parecido al nuestro


La NASA descubrió un sistema solar parecido al nuestro

La NASA descubrió un sistema solar parecido al nuestro

Se llama Kepler 90 y está compuesto por ocho planetas. Para el hallazgo utilizaron por primera vez inteligencia artificial.

La NASA descubrió un sistema solar similar al nuestro, llamado Kepler 90 que está compuesto por ocho planetas. Está ubicado a 2,545 años luz de la Tierra. Este sistema se ha identificado a partir de los datos captados por el telescopio espacial Kepler. El más llamativo se llama 90i, se trata de un planeta rocoso que orbita alrededor de su estrellas cada 14,4 días. Lo novedoso de este anuncio es que para poder hallarlo la NASA se ha valido de la inteligencia artificial de Google.

Así, Kepler-90i, es un planeta ardiente y rocoso que orbita su estrella una vez cada 14.4 días, fue encontrado usando el aprendizaje automático de Google. El aprendizaje automático es una aproximación a la inteligencia artificial en la que las computadoras "aprenden". En este caso, las computadoras aprendieron a identificar planetas al encontrar en Kepler casos de datos donde el telescopio registra señales de planetas más allá de nuestro sistema solar, conocidos como exoplanetas.

"Tal como esperábamos, hay descubrimientos emocionantes acechando en nuestros datos archivados de Kepler, esperando la herramienta o tecnología adecuada para desenterrarlos", dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica de la NASA en Washington. "Este hallazgo muestra que nuestros datos serán un tesoro disponible para los investigadores innovadores en los próximos años".

Quizá sea que han vuelto a identificar un buen número de estos objetos, como ocurrió por ejemplo en mayo de 2016, cuando el equipo científico de Kepler, de la NASA, anunció 1.284 nuevos planetas. O quizá se trate de un nuevo sistema planetario orbitando alrededor de una estrella como Trappist-1. O, por qué no, ahora que Google ha entrado en la misión aplicando su inteligencia artificial para peinar los datos que Kepler envía y extraer la información relevante, indicios de posible vida alienígena, o al menos de las condiciones necesarias para que se dé en alguno de esos mundos.

Imagen cedida por la NASA de un concepto artístico de planetas descubiertos por el telescopio espacial Kepler.

La misión Kepler se puede considerar un éxito completo. Se trata de un pequeño observatorio de bajo costo –-tenía un presupuesto de solo 600 millones de dólares-- que la agencia espacial estadounidense lanzó en 2009 con el objetivo de encontrar mundos fuera del sistema solar que orbitaran alrededor de estrellas, puesto que son los mejores candidatos a albergar vida fuera de la Tierra, en la llamada "zona habitable". En teoría, la misión tenía que durar solo un año.

Cuando se lanzó, los astrofísicos desconocían la cantidad de exoplanetas que podía haber en el Universo. El Kepler encontró más de 4000 de estos mundos. Ha demostrado que las estrellas con sistemas planetarios orbitando a su alrededor son más frecuentes de lo que se pensaba y que es grande la variedad de estos sistemas planetarios.

Este telescopio espacial ha ayudado a los astrofísicos a comenzar a agrupar los exoplanetas en función de sus características para así poder entender sus orígenes. Ha hallado que los planetas rocosos del tamaño de la Tierra son más abundantes que los gigantes gaseosos como Júpiter y que también hay sistemas planetarios que orbitan alrededor de dos estrellas, como Tatooine en La Guerra de las Galaxias.

Científicos hallaron un planeta con algunas características similares a la Tierra más allá del sistema solar, usando el telescopio Kepler de la NASA.

Y Kepler sigue trabajando y escudriñando el universo. Y lo hará al menos hasta mediados de 2018, que es cuando se prevé que se agote su combustible.

Los mayores descubrimientos hasta el momento

Desde que se lanzó y durante cuatro años, el Kepler estuvo apuntando hacia una región de la constelación de Cygnus, de ahí que muchos de los planetas que ha hallado estén ahí. Monitoreó 100.000 estrellas para detectar fluctuaciones en su brillo y así saber si un planeta pasaba entre la sonda y la estrella.

Tras sufrir la salida de servicio de dos de sus cuatro giroscopios (que le permitían apuntar a una dirección específica del cielo), la NASA tuvo que repensar la misión. Ahora el Kepler usa el viento solar para estabilizarse y apuntar a una dirección en concreto durante unos meses; cuando se acerca demasiado al sol, cambia de posición. Continúa buscando exoplanetas pero también estudia estrellas jóvenes, supernovas y otros fenómenos cósmicos.

En febrero de 2014, los científicos de la misión develaron 715 nuevos mundos de una vez y con ello duplicaron de golpe la cantidad de exoplanetas hasta aquel momento confirmados. En mayo de 2016 lo volvieron a hacer, 1.284 nuevos planetas más. El último gran anuncio por parte de la NASA de un descubrimiento de Kepler se produjo en febrero de este año, cuando presentó un sistema planetario lejano, formado por la estrella Trappist y siete exoplanetas parecidos a la Tierra.

Reproducción artística que muestra planetas identificados por el telescopio Kepler.

Este telescopio espacial fue el primero en encontrar un planeta de un tamaño similar al de la Tierra orbitando en la zona habitable de una estrella, ubicado a unos 2.700 años luz y con un diámetro de 1,5 vez el de nuestro planeta. También ha identificado exoplanetas más pequeños, como Kepler 37b, del tamaño de Mercurio y como él, rocoso y sin atmósfera.

Y mundos con océanos globales como Kepler-62e y Kepler 62f, a 1.200 años luz, en la constelación de Lira. Asimismo, ha escudriñado las Pléyades, un cúmulo estelar en la constelación de Tauro, a solo 400 años luz y visibles a simple vista.


*

domingo, 3 de diciembre de 2017

La Tierra ha entrado en una nueva era y eso no significa algo positivo

La Tierra ha entrado en una nueva era y eso no significa algo positivo
Por Adrian Higgins


El planeta se está superpoblando, pero de humanos y no de rinocerontes de Java ni tigres de Sumatra. Y, además, como nunca antes, las personas se están convirtiendo en habitantes urbanos.

A mediados de este siglo, dos tercios de la raza humana (para entonces casi 10 mil millones de personas) vivirán en ciudades y megaciudades.

John Kress, veterano científico de la Institución Smithsoniana y curador del Museo Nacional de Historia Natural, recuerda que cuando se encontró con la comunidad sudeste china de Shenzhen hace décadas, "era un pueblo costero de 30,000 personas y hoy tiene 15 millones de habitantes. Afortunadamente, los chinos están tratando de hacer de esa ciudad un lugar muy verde".

La urbanización puede ser algo beneficioso, aunque a día de hoy no está muy claro. Pero lo que no hay duda es que también habrá desventajas.

Si le preguntas, a Kress le preocupa que, a medida que nos convertimos en criaturas de la ciudad, perdemos aún más nuestro contacto con la naturaleza, que es lo último que tendríamos que hacer.

Abogar por un mundo verde nada tiene que ver con el sentimentalismo o la poesía (que podrían ser completamente válidos), pero es necesario que nosotros, los humanos, sintamos el pulso debilitador del planeta.


Kress es el coeditor de Living in the Anthropocene, un nuevo libro Smithsoniano que, a través de más 30 ensayos de expertos en diferentes campos, hablan de las afectaciones de un planeta cambiante.

El lector descubre que la Tierra tiene unos 4,500 millones de años y que los seres humanos, tal y como los conocemos, han existido durante unos 200,000 años. En los últimos 12,000 años, desde la última gran era de hielo, hemos vivido en un clima relativamente tranquilo del período geológico que llamamos Holoceno. Pero las cosas empezaron a cambiar después de la Revolución Industrial. Desarrollamos sistemas en los que el progreso se complementaba con la quema de combustibles fósiles y, en general, todo el planeta daba por el hecho que se usarían esos fósiles si no llegaban a agotarse. O, tal y como dice uno de los ensayistas, el antropólogo Wade Davis: "La reducción del mundo a un mecanismo, con un recurso para ser explotado, ha determinado, en buena medida, la manera en que nuestra cultura, tradicionalmente, ha interactuado ciegamente con la planta viva", relata.


El libro está hecho a partir de simposios de los Smithsonianos sobre la era de los humanos y se adhiere a la teoría de que la era del Holoceno llegó a su final en 1950, cuando comenzó un fenómeno conocido como la Gran Aceleración. Los gráficos muestran, durante los sesenta años siguientes, aumentos exponenciales en los niveles atmosféricos de dióxido de carbono, fertilizantes, consumo de agua, energía y otras cosas. El número de personas que vivían en las ciudades pasó de menos de mil millones a aproximadamente 3,5 mil millones.

Aunque algunos señalan a la Revolución Industrial, entre 1780 y 1850, o incluso antes, los autores del libro piensan que la mitad del siglo XX es la mejor época para datar esta situación de catástrofe. Junto a otras importantes organizaciones científicas de todo el mundo, los Smithsonianos aseguran que el clima global se está calentando debido a las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la actividad humana.


El libro se estuvo escribiendo durante 18 meses y ha sido publicado en un momento clave: después de que tres huracanes extremos consecutivos (Harvey, Irma y María) cruzaran el Caribe y el sur de Estados Unidos. Se considera que las temperaturas más cálidas del océano y la alta humedad atmosférica contribuyen a estas violentas tormentas. Los científicos del clima, por su parte, dicen que, a partir de ahora, podremos ver eventos meteorológicos mucho más intensos que antes.

La publicación llega en un momento en el que el cambio climático y la política para abordarlo, por decirlo amablemente, no son las prioridades de nuestros líderes en Washington. El presidente Donald Trump ha decidido retirar a Estados Unidos del acuerdo climático de París, uniéndose así a Siria y a Nicaragua.

Pero estos tiempos que corren van más allá del clima y marcan un período en el que hemos modificado el paisaje de acuerdo a nuestras necesidades: desde construir carreteras, expandir ciudades, convertir bosques, construir presas e inundar valles fluviales. Todo eso tiene un precio ambiental y afecta al progreso, la pérdida de hábitats, especies y biodiversidad.


"Personalmente, como historiador natural y taxonomista, he estado viajando por todo el mundo a lo largo de mi carrera y he visto cómo se han ido sucediendo estos cambios ambientales", comenta Kress. Desde Costa Rica hasta el Medio Oeste estadounidense, él ha visto ese comportamiento. "Gracias a muchos estudios también sabemos que las islas tienen menos especies a día de hoy", lamenta.

Sin embargo, los últimos ensayos del libro ven oportunidades para avanzar en esta época a través de la restauración de la conservación natural y el hábitat, todos basados en el espíritu cooperativo entre "ciudadanos, gobiernos, instituciones sociales y religiosas, el mercado y el sector privado".


*

domingo, 26 de noviembre de 2017

Una auditoría detectó irregularidades en la compra de las baterías del submarino


Una auditoría detectó irregularidades en la compra de las baterías del submarino

Un informe interno del Ministerio de Defensa había advertido que la Armada no cumplió los estándares normativos habituales para beneficiar a ciertas empresas; un trabajo de la Sigen también había señalado graves deficiencias

Una auditoría detectó irregularidades en la compra de las baterías del submarino. Foto: Archivo

Una investigación del Ministerio de Defensa alertó sobre "irregularidades" en la compra directa de las baterías del ARA San Juan , según la copia de esas actuaciones que llegaron con carácter secreto a tres despachos oficiales, y a las que accedió LA NACION. La información coincide con una auditoría de la Sindicatura General (Sigen), que también cuestionó el procedimiento.


La investigación, desarrollada por expertos de Defensa entre 2015 y 2016, determinó que la Armada habría incumplido los estándares normativos y operativos para la reparación de media vida y el recambio de baterías; que se buscó direccionar la compra de suministros para beneficiar a ciertos proveedores, y que, en ese proceso, se habrían adquirido insumos con garantías vencidas y cometido delitos.

"La información colectada resulta contundente al menos para sostener no sólo que esas contrataciones no se ajustaron al procedimiento administrativo reglado, sino además que el personal militar a cargo de las mismas posiblemente haya incurrido en conductas ilícitas que beneficiaron a las empresas adjudicadas, Hawker Gmbh y Ferrostaal AG", precisaron los investigadores de Defensa.


Esos mismos investigadores alertaron del tema en 2015 a funcionarios del kirchnerismo. Y también que lo mismo ocurrió al cambiar las baterías de los submarinos Salta y Santa Cruz. Consultados por LA NACION, desde el Gobierno indicaron que están revisando "todos los procesos dentro de la Armada" y que se abrirá una investigación interna "profunda", pero que ahora la prioridad es hallar el submarino, recuperar a todos sus tripulantes y, luego, peritar el San Juan para determinar "qué pasó y las consecuentes responsabilidades".


La investigación interna a la que accedió LA NACION no fue la única que reportó sobre "irregularidades" de la Armada en la reparación del submarino ARA San Juan. La Unidad de Auditoría Interna del Ministerio de Defensa también redactó varios informes. Y la Sindicatura General de la Nación (Sigen) presentó su auditoría MD 13776/16, en mayo de 2016, que tampoco es de acceso público, pero cuyas copias obtuvo LA NACION de informantes de la Sindicatura.

En el caso de la Sigen, sus técnicos expusieron desvíos en los planes trazados para la ejecución material y presupuestaria de la obra, con demoras de hasta 4 años: "Dichas demoras permitieron, en el caso de las baterías, la pérdida del período de garantía".

Eso mismo, detectó la Sigen, ocurrió con los motores: "La pérdida de la garantía de los motores derivó en la necesidad de efectuar la contratación directa N° 62/13 con la misma empresa, para renovar el plazo de garantía (ejecución de los trabajos de inspección y verificación para puesta en marcha segura de los motores y para otorgar las correspondientes garantías técnicas que se derivaron de dichos trabajos). Dicha obra tuvo más de 314 días de demora".



Todos esos informes reservados podrían ayudar ahora a la Justicia a determinar qué pasó con el ARA San Juan. Para eso, la jueza federal con asiento en Caleta Olivia, Marta Yáñez, ordenó al complejo Cinar-Tandanor, donde se desarrolló la reparación de media vida, que preserve toda su documentación.

Los informes secretos cuyas copias obtuvo LA NACION, sin embargo, no se encuentran en ese complejo, sino en el Ministerio de Defensa. Y alertan sobre "irregularidades detectadas" dentro de la órbita de la Armada y "un sinnúmero de maniobras irregulares y tendenciosas que tenían como único fin" la compra de las baterías "a las firmas Ferrostaal y/o Hawker, de manera indistinta como único proveedor solvente".

En el caso de la investigación interna, cuyo informe comenzó a circular dentro del Ministerio de Defensa en 2015 y continuó en circulación con la actual gestión, también detectó que "los remitos que se adjuntan por cada entrega de materiales no coinciden ni con el número ni con el monto de las facturas acompañadas a las órdenes de pago, que ascienden a la suma parcial de 1.312.214 euros".



Según verificó LA NACION, además, varios de los funcionarios de la Armada que participaron en las contrataciones cuestionadas también habían participado en la contratación de Ferrostaal para adquirir una planta propulsora para la Fragata Libertad, que derivó en una investigación penal que quedó en manos del entonces juez federal Norberto Oyarbide.

Por su parte, los investigadores también detectaron que los procesos de la Armada tanto para el submarino San Juan como para los ARA Santa Cruz y ARA Salta y la Fragata Libertad registraron varios puntos en común:

En las cuatro obras se contrataron las mismas empresas: Hawker y Ferrostaal;

En las cuatro contrataciones, además, se descartaron propuestas efectuadas por otras empresas;

En esos procesos se retrasaron las notificaciones a otras empresas que podían competir con los datos sobre las condiciones para presentar sus ofertas;

En esos procesos también se aceleraron los pasos administrativos, -sin cumplir con los requisitos y plazos- para adjudicar las contrataciones y firmar los contratos;

Se habrían adulterado ciertos tramos del expediente administrativo para darle visos de legalidad a la decisión que ya había sido tomada;

Se omitió analizar la razonabilidad de los montos que cotizaron las dos empresas proveedoras;

Después de la adjudicación, notificaron tarde o no notificaron a la principal empresa rival, lo que complicó que interpusiera impugnaciones.



El área donde se detectó la anomalía hidroacústica y las profundidades de la plataforma marítica

El informe interno también recomendó a las máximas autoridades de Defensa avanzar sobre las responsabilidades administrativas, disciplinarias y penales de los responsables. Para eso aconsejó alertar a la Oficina Anticorrupción y que se radicara una denuncia penal contra oficiales y funcionarios de la Armada, "incluso contemplando la conexidad que en principio presentarían esos sucesos en relación con otros casos similares cuyas investigaciones se encuentran en trámite ante la justicia federal". Eso no ocurrió.


*

sábado, 25 de noviembre de 2017

La conmovedora carta de la hija de uno de los 38 desaparecidos del ARA Guaraní: "En todos estos años el sistema no cambió"


La conmovedora carta de la hija de uno de los 38 desaparecidos del ARA Guaraní: "En todos estos años el sistema no cambió"

Stella Maris Romero se refirió al presente del submarino ARA San Juan y lo comparó con el episodio ocurrido en 1958

A diez días de la desaparición del submarino ARA San Juan , la incertidumbre reina en todo el país mientras la angustia y la desazón crece en los familiares de los 44 tripulantes de los que aún no se sabe qué ocurrió. Un megaoperativo multinacional se despliega para dar con el paradero del buque a la espera de buenos resultados y, en ese contexto, la hija de uno de los 38 desparecidos del buque de salvamento de la Armada Argentina ARA Guaraní, que se hundió en las aguas cercanas a Tierra del Fuego en medio de un temporal, publicó una carta en la que compara el presente con aquella triste experiencia aún irresoluta.


Stella Maris Romero tiene 69 años, pero tenía diez cuando vio a su padre por última vez. Con los sentimientos a flor de piel y el dolor por el recuerdo vivido, la mujer escribió una misiva que fue difundida por su hija a través de las redes sociales.

El 15 de octubre de 1959 el remolcador ARA Guaraní zarpó desde el puerto de Ushuaia a "prestar apoyo a un avión que realizaba un traslado sanitario desde la Antártida en una tormeta infernal", recuerda Romero. Pero el buque nunca volvió y nunca se supo qué pasó con él. Nunca se encontró el naufragio, ni los cuerpos de los tripulantes que habían zarpado para cumplir con su trabajo.


Con palabras firmes y dirigiéndose, tanto a las familias de tripulantes, como al Gobierno, Romero compara las experiencias.

La carta completa

Ahora que les dieron la "sorpresa" a los familiares del A.R.A San Juan, quisiera expresar algo de todo lo que tengo "atragantado". Tengo 69 años y soy hija de uno de los náufragos del A.R.A. Guaraní, un remolcador que estaba en "reparaciones" en el puerto de Ushuaia y salió a "prestar apoyo" a un avión que realizaba un traslado sanitario desde la Antártida en medio de una tormenta infernal. Nunca volvieron, "desaparecieron". Mucho para contar, octubre de 1958. Lo que me asombró en esta oportunidad es que en todos estos años el sistema no cambió; los mismos discursos, los mismos "protocolos". Hubiera sido más fácil decirles ante el primer síntoma de avería "emerjan y diríjanse al puerto más cercano" y no "continuar el derrotero a Mar del Plata". Sí? No lo sé. En aquel entonces, fue "hay que prestar apoyo al avión", y cuando el avión retornaba, el Guaraní, maltrecho e insignificante, salía con una dotación de 36 tripulantes, mi padre el mayor, 33 años de edad. Me asombró la similitud de los discursos, la siembra de esperanzas que nunca se realizarán. 1958: no descartamos que estén a la deriva. 2017: no descartamos que estén en superficie. 1958: tal vez estén refugiados en una de las tanta cuevas costeras hasta que amaine el temporal. 2017: tienen oxígeno por x días y están preparados para esa contingencia. 1958: no vamos a dejar de buscarlos. 2017: los vamos a buscar hasta que los encontremos. 1958: están desaparecidos. 2017: están desaparecidos. etc. etc. etc. e incoherencias como decir que cuando el submarino rola, el aceite se corre y suelen pararse los motores. Compramos un submarino para defender nuestra soberanía cuando el mar está planchado? La solidaridad de las armadas a nivel mundial es digna de destacar; igual sucedió en aquel entonces con la tecnología con que se contaba; y aunque se insultaran con los marinos chilenos cuando se encontraban en el estrecho, la armada chilena también salió a buscarlos. El tiempo tapa todo. Y como el sistema y el protocolo lo manda, vendrán las misas de "cuerpo presente" con un cajón disfrazado de negro, y la declaración de héroes, el ascenso al grado inmediato superior, certificados, honores, etc. Me parece ver a mi madre peregrinando por oficinas; no hay cuerpo no hay muerto, no hay muerto no hay viuda, no hay viuda no hay pensión, porque hay "presunción de fallecimiento" y eso lleva años. Ojalá eso ya no suceda. El estado sigue siendo el mismo, y la educación, salud y seguridad siguen dándose sin sentido de patria, tanto en gestión, distribución y uso; la responsabilidad es de todos. Parece ayer cuando desmantelaron los astilleros, cuando el mundo traía a nuestros diques secos a reparar sus barcos por la calidad del servicio, cuando los egresados de las escuelas de operarios de la armada eran una garantía de saber y hacer. Cuando dejaron morir al I.A.M.E, Córdoba vio morir la industria nacional. La Armada tenía laboratorios desde donde salían medicamentos de primera calidad. Demasiadas similitudes en 59 años; las viudas volverán a rehacer sus vidas pero la cicatriz las acompañará de por vida, son jóvenes. Ojalá no haya niños "mayorcitos" y sí pequeños como mi hermana que tenía 45 días, sin recuerdos vívidos, olores, expresivas miradas. ojalá los encuentren aunque sea muertos, porque hacer un duelo mirando el mar no sirve para nada; para una madre el dolor es insuperable, y para un hijo que jugó, hizo los deberes y amó como amé yo a mi padre, es un duelo prendido con alfileres. Con mis 69 años tengo la esperanza que las generaciones que eduqué siendo docente, sean ciudadanos incorruptibles, que trabajen por este bendito país sin robar nada, sin mentir y jugarse por la libertad y la verdad. Que la paz cubra a todas aquellas familias que dieron esposos, hijos, nietos que en silencio y desinteresadamente ofrendaron sus vidas por nuestro país trabajando hasta en las condiciones más precarias, con sentido de Patria.
Stella Maris Romero.

Aquí dejo una reflexión que escribió mi mamá.
Ahora que les dieron la"sorpresa" a los familiares del A.R.A San Juan, quisiera expresar algo de todo lo que tengo "atragantado".Tengo 69 años y soy hija de uno de los naufragos del A.R.A. Guarani, un remolcador que estaba en "reparaciones" en el puerto de Ushuaia y salió a "prestar apoyo" a un avión que realizaba un traslado sanitario desde la Antártida en medio de una tormenta infernal. Nunca volvieron, "desaparecieron." Mucho para contar,octubre de1958. Lo que me asombró en esta oportunidad es que en todos estos años el sistema no cambió; los mismos discursos, los mismos "protocolos". Hubiera sido más fácil decirles ante el primer síntoma de avería "emerjan y diríjanse al puerto más cercano" y no "continuar el derrotero a Mar del Plata". Sí? No lo sé. En aquel entonces fue "hay que prestar apoyo al avión",y cuando el avión retornaba, el Guaraní, maltrecho e insignificante, salía con una dotación de 36 tripulantes, mi padre el mayor, 33años de edad. Me asombró la similitud de los discursos, la siembra de esperanzas que nunca se realizarán. 1958: no descartamos que esten a la deriva... 2017: no descartamos que esten en superficie... 1958: tal vez estén refugiados en una de las tanta cuevas costeras hasta que amaine el temporal... 2017: tienen oxígeno por x días y están preparados para esa contingencia... 1958: no vamos a dejar de buscarlos... 2017: los vamos a buscar hasta que los encontremos... 1958: están desaparecidos... 2017: están desaparecidos... Etc. Etc. Etc... e incoherencias como decir que cuando el submarino rola, el aceite se corre y suelen pararse los motores. Compramos un submarino para defender nuestra soberanía cuando el mar está planchado?. La solidaridad de las armadas a nivel mundial es digna de destacar; igual sucedió en aquel entonces con la tecnología con que se contaba; y aunque se insultaran con los marinos chilenos cuando se encontraban en el estrecho, la armada chilena también salió a buscarlos. El tiempo tapa todo. Y como el sistema y el protocolo lo manda, vendrán las misas de "cuerpo presente" con un cajón disfrazado de negro, y la declaración de héroes, el ascenso al grado inmediato superior, certificados, honores etc. Me parece ver a mi madre peregrinando por oficinas; no hay cuerpo no hay muerto, no hay muerto no hay viuda, no hay viuda no hay pensión, porque hay "presunción de fallecimiento" y eso lleva años. Ojalá eso ya no suceda.El estado sigue siendo el mismo, y educación, salud y seguridad siguen dándose sin sentido de patria, tanto en gestión, distribución y uso; la responsabilidad es de todos. Parece ayer cuando desmantelaron los astilleros, cuando el mundo traía a nuestros diques secos a reparar sus barcos por la calidad del servicio, cuando los egresados de las escuelas de operarios de la armada eran una garantía de saber y hacer. Cuando dejaron morir al I.A.M.E, Córdoba vio morir la industria nacional. La Armada tenía laboratorios desde donde salían medicamentos de primera calidad. Demasiadas similitudes en 59 años; las viudas volverán a rehacer sus vidas pero la cicatriz las acompañará de por vida, son jóvenes. Ojalá no haya niños "mayorcitos" y sí pequeños como mi hermana que tenía 45 días, sin recuerdos vívidos, olores, expresivas miradas... ojalá los encuentren aunque sea muertos, porque hacer un duelo mirando el mar no sirve para nada; para una madre el dolor es insuperable, y para un hijo que jugó, hizo los deberes y amó como amé yo a mi padre, es un duelo prendido con alfileres. Con mis 69 años tengo la esperanza que las generaciones que eduqué siendo docente, sean ciudadanos incorruptibles, que trabajen por este bendito país sin robar nada, sin mentir y jugarse por la libertad y la verdad. Que la paz cubra a todas aquellas familias que dieron esposos, hijos, nietos que en silencio y desinteresadamente ofrendaron sus vidas por nuestr país trabajando hasta en las condiciones más precarias, con sentido de Patria. Stella Maris Romero



*